Inicio NoticiasNacionales Reinventarse para no morir: Lo que hacen los docentes para sobrevivir en una crisis económica con pandemia

Reinventarse para no morir: Lo que hacen los docentes para sobrevivir en una crisis económica con pandemia

Por Barbara Cordova
Reinventarse para no morir: Lo que hacen los docentes para sobrevivir en una crisis económica con pandemia

Caracas, 23 de octubre de 2020. La situación de los docentes venezolanos, es cada días más precaria, sin importar si son maestros o profesores universitarios, los sueldos y las condiciones laborales, no son los adecuados para el buen desempeño de este honorable e importante profesión.

«Estamos exigiendo que se nos reactiven nuestras reivindicaciones. Tenemos una contratación colectiva que ha sido violada 100%. Los docentes se encuentran en un estado de indigencia, hay docentes que están muriendo porque no tienen cómo cubrir sus gastos», dijo el profesor Eulogio Figuera, durante una manifestación el pasado miércoles.

Desde hace más de un año, los educadores se han mantenido en protesta activa para exigir sus reivindicaciones salarias y condiciones laborales. Han ido al Ministerio de Educación, Ministerio de Educación Superior e Inspectoría del Trabajo y sus peticiones no han sido escuchadas.

Esta crisis que están viviendo los profesionales de la educación y que se ha generalizado en todo el país, ha llevado al personal docente y administrativo a reinventarse.

En el caso de la docente jubilada Liliana Bohorquez, se ha visto en la necesidad de retomar sus actividades como educadora, porque el pago que recibe como jubilada no le alcanza para sostener su hogar.

«Antes de la pandemia, la necesidad me llevó a volver a mis labores como docente. Estoy trabajado en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada (Unefa) y la Universidad Central de Venezuela (UCV), cobrando sueldos que solamente alcanzan para pagar los servicios básicos, porque como toda persona tengo gastos que cubrir». manifestó en un contacto telefónico con Punto de Corte.

Cabe destacar, que recientemente el gobierno de Nicolás Maduro, realizó el pago correspondiente al primes mes de aguinaldo de gran parte de la administración pública, en el caso de los docentes, escasamente sobre pasa los 2 dólares, es decir no pueden comprar ni un kilo de carne con eso.

Ante esto, el gremio salió a las calles nuevamente para exponer su rechazo. Marvis Misler, miembro del Sindicato Nacional de Funcionarios Públicos, lideró la movilización en Los Teques, estado Miranda, y aseguró que se mantendrán en las calles denunciando las «políticas inhumanas del gobierno central para con los docentes, maestros, profesores, y trabajadores de la educación».

Además de que ni el sueldo ni el aguinaldo les alcanza para comprar alimentos, tampoco para adquirir medicinas, en el caso de necesitarlas.

La profesora Bohorquez expresó: «Yo tengo patología a nivel cervical y lumbar, además de insuficiencia renal y los tratamientos son incomprables, estamos acéfalos de medicinas, de dinero como para abastecerse».

«EL IPASME NO ESTÁ FUNCIONANDO, SOLO ATIENDEN A LAS PERSONAS QUE TIENEN COVID-19, ESTO LO VIVIMOS TODOS LOS DOCENTES»

Asimismo, señaló que así no tuviese que costear su tratamiento médico, «esos sueldos no sirven, han hecho un incremento en las renta de los celulares, igual que Cantv, Corpoelec, el gas. Yo no tengo gas directo, tengo que hacer cola para comprar bombonas de gas».

Reinvención

En vista de este panorama tan poco alentador para los profesionales de la educación, en medio de la pandemia del COVID-19, muchos de ellos han tenido que reinventarse o incluso jubilados se han visto en la necesidad de ejercer nuevamente.

En el caso de la profesora Bohorquez, inició un negocio en julio de 2019, «haciendo panes e incluso, panes de jamón, pero la materia prima se acabó y están incomprables, con precios dolarizados, así que paralicé ese negocio». Y posteriormente, se reincorporó a la docencia.

Además, muchos de ellos están ofreciendo sus servicios como tutores particulares, es decir van dos o tres veces por semana a la casa de algún estudiante a asesorarlos en relación a las tareas que les son enviadas de manera digital y que, en ocasiones, los padres no se dan abasto para asesorarlos.

Clases online

Junto con su reintegro, vino la pandemia por lo que las actividades presenciales fueron canceladas y empezó la modalidad de clases vía online. «He estado luchando con el internet, no es nada fácil, con la energía eléctrica. Muchas veces entro en pánico, porque los muchachos no logran conectarse, entonces no hay una continuidad que como docente me frustra, porque a mi me gusta dar mis clases muy dinámicas, pero ¿cómo se le puede llegar a un alumno?», preguntó.

«CUANDO LAS CLASES SON EN VIVO (VIDEOCONFERENCIA), NO SIEMPRE DAN APERTURA A LA CÁMARA Y NO PUEDES VER SI ESTÁN AHÍ O NO, ¿CÓMO SABER SI EL ESTUDIANTE ESTÁ ESCUCHANDO MÚSICA, SI ESTÁ COMPRENDIENDO O LO DEJA PASAR? PARA UNO, COMO DOCENTE ES BASTANTE FRUSTRANTE»

Disminución en la calidad de la educación

«En estos momentos, es como formar ‘por encima’, estos muchachos que acaban de graduarse de bachiller solo vieron 3 meses de clases. No hay una buena formación, van a la universidad mal preparados, no tienen capacidad de síntesis, no saben nada, es triste y lamentable», confesó Borhorquez.

En este sentido, relató que este lunes 19 de octubre comenzó a impartir clases a estudiantes del primer semestre de Comunicación social de la UCV «y es impresionante cómo hablan, cómo redactan, no hay nada, hemos retrocedido un montón. Es decepcionante. Yo doy lo mejor de mi, busco las herramientas y estrategias necesarias, que considero van a servir para llegarle a ellos».

«Estoy desesperada, porque en estos momentos estoy reteniendo líquidos, donde vivo aumentaron el alquiler y todo es un problema»

Estas penurias son las que atraviesan en su mayoría docentes activos y jubilados, bien sea por el Ministerio de Educación o Ministerio de Educación Superior, sin recibir propuestas ni respuestas al respecto.

El gremio ha manifestado que se mantendrá en las calles hasta tanto no sean escuchadas y atendidas sus exigencias, que más allá de ser un problema económico y social, se convirtió en una tragedia humanitaria.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario