Inicio Noticias Los amigos de Maduro y la doble moral, por Daniel Gil

Los amigos de Maduro y la doble moral, por Daniel Gil

Por Indira Crespo
202 Lecturas
Maduro Fernández

Caracas, 29 de junio de 2020/.- Seamos sinceros. Si bien Maduro tiene una imagen bastante deteriorada, tanto a lo interno del país como a nivel del “vecindario”, aún hoy algunos líderes le muestran aprecio o, con mayor disimulo, voltean para otro lado ante la tragedia de los venezolanos.

Claramente no me refiero a los gobiernos de Cuba y Nicaragua, los más resteados en el apoyo a la dictadura madurista, sino a otros gobiernos que, vaya contradicción, se hacen llamar “progresistas”. Y acá nos encontramos con el gobierno de Argentina y la figura de su presidente Alberto Fernández.

Esta semana se realizó una discusión y se votó una resolución en el seno de la OEA frente al último atropello de Maduro a la Asamblea Nacional: el de nombrar a las autoridades del ente electoral vía Tribunal Supremo de Justicia, usurpando funciones pertenecientes a la Asamblea Nacional, algo que está explícitamente determinado en la Constitución Nacional. Uno creería que, a estas alturas, una acción como esa contará con el repudio de todos aquellos que se autodenominan demócratas.

Que Maduro reciba apoyo de Rusia, China, Irán, así como los ya mencionados de Cuba y Nicaragua, no debe sorprender. Al final son naciones donde la democracia, la transparencia y la libertad no son lo común. Pero que un presidente de una nación cercana, que además es el destino de más de 170.000 venezolanos desplazados por la dictadura venezolana, se abstenga de condenar las últimas acciones de Maduro es una obscenidad.

Pero es más grave aún para un presidente, Fernández Alberto, que se llena la boca diciendo que es un profesor universitario de la Facultad de Derecho de la UBA; que forma parte de un gobierno que se rasga las vestiduras por los crímenes, desapariciones y abusos cometidos por la dictadura militar argentina; un equipo de gobierno que llama “gorilas”, con una pasmosa ligereza, a cualquier figura política, periodista o, incluso, ciudadano, que “ose” cuestionar las políticas económicas o el manejo de la pandemia del Convid-19.

Y definitivamente no es una posición aislada. Desde que retomaron al poder el gobierno de Fernández Alberto (y Cristina), no ha hecho absolutamente nada por la recuperación de la senda constitucional en Venezuela. Pero no solo es que no ha hecho nada, es que, incluso, han puesto en duda los puntos de vista y acciones que los demás países, en el marco del Grupo de Lima, han tomado para colaborar con el restablecimiento constitucional de Venezuela.

Esta misma semana, en un arrebato de ridiculez digna de un populista como él, dijo, en una teleconferencia con Lula Da Silva, que quería cambiar el mundo (Argentina le debe haber quedado pequeña imagino), pero que estaba solo en esa tarea, y que extrañaba a Chávez, también al prófugo de Rafael Correa y a Evo Morales ¿Será que algún día extrañará también a Videla?

Daniel Gil Machado

gilmdan@gmail.com

Puede leer mas artículos del autor en Punto de Corte.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario