Inicio Coronavirus La crisis del COVID-19 podría aumentar el número de personas que padecen hambre en Venezuela (+Informe)

La crisis del COVID-19 podría aumentar el número de personas que padecen hambre en Venezuela (+Informe)

Por Stefany Sánchez
hambre Venezuela cedice
Caracas, 11 de julio de 2020.-

La confederación internacional Oxfam, emitió un informe donde presenta la crisis de Venezuela y centroamérica con respecto al hambre y la pandemia del COVID-19.

El documento centra su análisis en la situación en centroamérica, como una de las crisis silenciosas y desconocidas que vive la región desde hace más de 5 años ininterrumpidos, y analiza también la situación en Venezuela, como uno de los focos humanitarios más visibles y reconocidos en el ámbito global.

Antes de la pandemia una de cada tres personas en Venezuela padecían hambre y necesitaban asistencia para poder alimentarse“, señala el informe de la la confederación que reúne a 19 organizaciones no gubernamentales al rededor del mundo.

Sin embargo, desde el inicio del coronavirus en el país, el número de personas que pasan hambre, “podría haber aumentado, pues los factores que influyen en la capacidad de la gente para acceder a los alimentos empeoraron: la contracción económica, la hiperinflación, el desempleo, los ingresos bajos, la falta de acceso para brindar ayuda, la escasez de gasolina, y la caída en las remesas”, reseñaron.

Una de las aristas de la crisis en Venezuela, son los bajos sueldos no dolarizados que cada vez más se pulverizan a causa de la inflación.

En ese sentido, Oxfam afirma que “los ingresos familiares tampoco alcanzan para costear la cesta básica alimentaria. El salario mínimo mensual de USD$4, establecido en mayo 2020, es equivalente al costo de una caja de huevos”.

A esta realidad debemos sumarle que “alrededor de 2 millones de personas dependen económicamente de las remesas de familiares que han migrado”.

Para este organismo, las política adoptadas por el régimen de Nicolás Maduro para atender la pandemia son insuficientes.

“Pues los sistemas de protección social estaban colapsados antes de la pandemia. Seguir las medidas básicas de higiene, como, por ejemplo, el lavado frecuente de manos, es un ejercicio imposible para la mayoría. De acuerdo con Human Rights Watch más del 30% del personal médico no cuenta con servicio de agua y el servicio es intermitente“, manifiestan.

No se puede olvidar que la precariedad del sistema de salud se suman el desabastecimiento en los servicios básicos de energía eléctrica, agua, gas y transporte.

Por lo que afirman que estos factores, “junto con la escasez de gasolina en el país, dificultan aún más la subsistencia de las personas durante la pandemia. Muchos intentan quedarse en casa para protegerse, pero tampoco ahí están protegidos”.

Para leer el informe completo, presione AQUÍ

También puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados