Inicio Noticias (Opinión) Dos cadáveres en un país anormal: ¡Capriles, y Guaidó! Por Edgar Perdomo Arzola

(Opinión) Dos cadáveres en un país anormal: ¡Capriles, y Guaidó! Por Edgar Perdomo Arzola

Por Punto de Corte
443 Lecturas
Virtuoso asegura que estrategias opositoras "no se pueden concebir en paralelo"
Caracas, 13 de septiembre de 2020
“Yo no soy el payaso pero esta sociedad monstruosamente cínica y de una simpleza inconsciente, representa el papel del serio para disimular su locura”. Fin de la Cita. Salvador Dalí.

Estos dos payasos claves de la politiquería venezolana,  no se han dado cuenta de que ha entrado un caballo de Troya en las instituciones del Estado, en el ya agonizante sistema político venezolano,  cuyo  sistema democrático corre un verdadero peligro ante la cubanización de facto de Venezuela.

Si de algo ha servido el estado de alarma implantado por la peste China,  ha sido para que estos dos cagalitrosos politiqueros, no se hayan dado cuenta de que la presencia del chiripero de partidos parasitarios del albañal putrefacto necrófilo,  en el proceso eleccionario de la Asamblea Nacional el 6 de diciembre de este año 2020, son una amenaza real para expandir el coronavirus de este sistema totalitario, un auténtico caballo de Troya venido a estabilizar el régimen, que estos dos mequetrefes atacan de la boca para fuera.

A comienzos del 23 de enero de 2019, con un Juan Guaidó  a la cabeza fueron muchos los que asumieron como inevitable el  final del mantra de la: “usurpación, transición, y elecciones libres” toda vez que Venezuela se había visto destrozada económicamente  al asumir la repetición del modelo cubano, que ha traído como consecuencia un caos político-económico. Hoy a finales del 2020, en la putrefacta oposición,  prefieren mirar para otro lado, a pesar de aquel 23E del 2019, en una sesión de investidura recién finalizadas las ya asintomáticas vacaciones de Navidad del 2018, y de las cesiones que ya entonces se hacían a diestra y siniestra para lograr la invasión silenciosa de chinos, iraníes, cubanos, turcos, rusos, FARC, ELN, los aliados necesarios del gobierno. Y se consolaron creyendo las promesas de Guaidó de que la influencia de Maduro en el Ejecutivo  estaba en su etapa terminal.

Pero llegó el coronavirus (virus chino),  y el Gobierno vio una maravillosa oportunidad para pisar el acelerador amparado bajo el perverso estado de alarma… y quedó demostrado que Guaidó, además de ser un becerro político,  es un actor de pacotilla,  junto a ilustres charlatanes,  como el gurú de los “seis meses Ramos Allup”,   esta es hoy la triste realidad en la agonizante Venezuela.

Conscientes del caos en el que estamos metidos, son muchos ya, los que intentan no tanto derribar el Gobierno, pero sí al menos eliminar al elemento más incapaz, que no es otro que Guaidó. No es una maniobra orquestada, pero sí el legítimo intento de cada corrupto por defender sus propios intereses. Si la operación tiene éxito, Guaidó podría tener los días contados en su “Fantasmagórico Gobierno Interino”, pero queda la duda de ver cómo reaccionará el Troyano sin patas ni ruedas Henrique Capriles, que ya padeció en carne propia algo similar cuando le desalojaron de la gobernación de Miranda,  y de la Presidencia que no cobró, sin disparar un solo tiro, y quien es ahora mismo es uña, y mugre, además de esquirol de Maduro, por lo que no es descartable, que en lugar de dejarle caer, opte por dar la batalla como Pirro hasta el final.

Los principales actores que están inmersos en esta operación son el CNE, y el TSJ (con varios casos abiertos que podrían tumbar al Ejecutivo, desde la escasez de gasolina hasta las querellas, por los centenares de personas muertas como moscas sin la debida atención medica,  relacionadas con el virus chino, pasando por el caso de los ‘alacranes’, que invocan a Salvador Dalí cuando los señalan de corruptos, como si: el “culo” tuviera que ver algo con la “pestañas”, así twitean estos delincuentes ), junto a los empresarios venezolanos especialmente los llamados “enchufados” incursos en el pacto con los comerciantes árabes, y chinos “íntegramente” en deterioro del país.

Los venezolanos cada día están más convencidas del peligro, de los iraníes unas gentes ajenas a nuestra idiosincrasia, y de sus extrañas conexiones con Venezuela, el pueblo que sufre ve cómo los ataques especulativos a sus habitantes se están utilizando para desmembrar  a la Republica.

El frente que peor pinta para Capriles-Guaidó post elecciones parlamentarias del 6D 2020 es el judicial, y sobre todo porque hay un tsj, que sabe de la enorme trampa en la que cayó Capriles con todas las pérdidas electorales a cuestas, cuando políticos sin escrúpulos,  les hacen asumir la teoría de “las cloacas del Estado”… y terminará haciéndole la campaña gratis al PSUV, porqué si falla él sabe a qué atenerse.

La política venezolana es rocambolesca pero es bueno tenerla clara. Guaidó aprovechó que en los contenidos de los videos del 30 de abril 2019, donde  apareció en un cartón (un cartón de ñemas trae 30 unidades) de güevones de la GNB para inventarse la teoría de que una parte  de la FANB estaba traicionando a Maduro. Nada más lejos de la realidad. Los más altos dirigentes opositores  tenían ese material porque lo habían acordado con los jefes de la inteligencia venezolana que fingían estar en el complot, unos huyeron, y los otros presuntamente siguen en el closet.

A pesar de ello, las jurisdicciones respectivas elaboraron una prodigiosa teoría en la que Guaidó resultó  ser el perjudicado por una trama de conspiración policial-militar que se dedicaba a pasarle  pruebas falsas para sacarle dólares. Ahora Capriles picó el anzuelo sin darse cuenta de que Venezuela está a las puertas de unas elecciones parlamentarias amañadas,  y de que el caso va a ser utilizado por la ‘revolución’ para presentarse como víctima del imperio yanqui. Y así será, por el libreto de este par de imbéciles. Una oposición falsaria que está desahuciada, se presenta a escasos pocos menos de 2 meses de esos comicios a salvar al tipo en las urnas electorales.

Si se confirma que Capriles destruyó las esperanzas del pueblo opositor, estaríamos ante un delito de daños de lesa humanidad, que lleva a la muerte a un país anormal, que le aparejaría una pena de cárcel perpetua futura.

Aunque esto  parezca una tontería, el caso es que si se confirman los resultados del 6D 2020, que Capriles vendió esas elecciones parlamentarias, nos encontraríamos ante un delito de daños electorales que, analizando las leyes del caso, le saldría una inapelable condena perpetua y, por supuesto, inhabilitación eterna para desempeñar cargos públicos.

Hoy los venezolanos navegan en tiempos aciagos y confusos. En algunos de los tantos casos que nos presenta la historia, guardando las distancias por supuesto, nos parecemos a la situación vivida en la Inglaterra de los años de 1940 en el siglo XX.

En aquella época histórica lucía imparable el avance del fascismo alemán, que  ocupaba militarmente gran parte de los territorios de Europa, y donde, todas las señales, iban no solo a derrotar al ejército inglés cercado en Francia, sino que la invasión a ese país era una posibilidad muy evidente. Ante esa terrible situación de una posible derrota la mayoría del partido gobernante estaba dispuesta a pactar con Hitler para detener la invasión, y sólo la oposición laborista se negó  a rendirse. Así fue como surgió, debido al buen manejo de  esos sucesos históricos que no dejaron espacio para la duda, la figura de un político de temple, y de la talla como estadista, como lo fue  Winston Churchill, hombre de una sola pieza,  y de principios, que se  opuso con fuertes argumentos,  a pactar con el diablo, decidiendo resistir, y luchar por preservar la libertad de la nación. El resto de esa historia es harta conocida, después de más de un lustro de batallas,  y de grandes sacrificios, el nazismo fue derrotado.

¿Por qué traigo a colación estos hechos históricos, muchos se preguntaran? Lo principal en esta tragedia que vivimos los venezolanos es que hay que luchar por preservar,  en nuestro caso, recuperar la libertad, y que pactar con los que practican antivalores no conduce sino a mantener para siempre la subyugación. “El bravo pueblo que el yugo lanzó” es hoy un pueblo de cobardes como quedó demostrado con: “El reciente caso del odontólogo de Puerto Ordaz en el Estado venezolano de Bolívar, por protestar en una cola para surtir gasolina, que fue molido a coñazos por 10 agentes (esbirros) policiales, ante la mirada atónita de más de 200 personas que pasaban roncha también en esa fatídica cola, y nadie se metió a salvar a ese ciudadano de esa injusta paliza, salvo el que tomó el video. ¡Sin más comentarios, ahí les dejo esta pelusa para la reflexión!                                                                                                                                 

El régimen militar que mantiene secuestrado el poder en Venezuela, no es una expresión sencilla de lo que era vivir en democracia en la Venezuela normal. Es un sistema que se mantiene en el poder  por la intervención descarada de fuerzas extranjeras, como las guerrillas colombianas, o de grupos fundamentalistas árabes, o como las que llevan a cabo los militares cubanos, rusos, iraníes, con sofisticados equipos bélicos, como los muestra el gobierno descaradamente a través de videos, por los medios de comunicación públicos.

Y nos los dicen impunemente hasta  la saciedad, que ellos no van a entregar el poder, ni por negociaciones, ni mucho menos por elecciones: Padrino López discurso el 5 de Julio 2020. Es una falacia pretender comparar esto con lo de Polonia o Chile, y creer que participando en esa falsa, y prostibularia elección del 6D del 2020, se va a producirse un cambio de gobierno en el país. Basta ver el control total del gobierno sobre el acelerado proceso electoral parlamentario, y  la proliferación de listas, y payasos que se disputan las curules migajas disponibles  en esa futura copia del circo legislativo cubano.

El pueril, y palurdo argumento de Capriles, y Guaidó de que el 85% de la población electoral rechaza a Maduro, no significa que esa misma cantidad de personas vaya a votar mayoritariamente por una de esas listas, si es que en realidad los venezolanos  estarían dispuestos a votar por unos candidatos “payasos politiqueros” y lo único que definitivamente ocurrirá es la prolongación en el tiempo de este agónico gobierno, ya que no luce previsible que la “nueva AN” esté en condiciones de resolver las terribles condiciones socioeconómicas en las que está sumido nuestro país.

Más bien lo que logrará esta participación pactada con el gobierno,  es dividir aún más a las fuerzas que se le oponen tanto de chavistas descontentos, disidentes, y opositores reales desde hace muchos años a este caos económico, y prolongar en el tiempo  la insostenible agonía.

Percasita11@yahoo.es

Vea otros artículos sobre el autor aquí en Punto de Corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario