Inicio NoticiasNacionales Dip. Américo de Grazia propone tarjeta única para participar en elecciones regionales

Dip. Américo de Grazia propone tarjeta única para participar en elecciones regionales

Por Barbara Cordova
Américo De Grazia

Caracas, 25 de enero de 2020. El diputado a la Asamblea Nacional de oposición, Américo de Grazia, propuso este domingo la creación de una tarjeta única para participar en las elecciones de gobernadores y alcaldes.

“La propuesta de presentar candidatos con una tarjeta unidad que le deje los partidos robados al régimen; 23 candidatos a gobernadores, cuya carta de presentación es que son presos políticos; sí, esos que están en las cárceles venezolanas, privados de libertad, inhabilitados y siendo sometidos a torturas. Y obviamente la tercera condición es que dicho proceso sea vigilado con garantías de instancias internacionales”, explicó el parlamentario.

“Esa, en mi modesta opinión, debería ser la respuesta de los demócratas ante el escenario de la elección de gobernadores, encaminada por los narcos y su comparsa”, agregó.

Asimismo, De Grazia indicó que se deben exigir “garantías a las instancias internacionales y en la ruta de forzar las auténticas elecciones libres para Presidente y Parlamento Nacional”.

A continuación el texto íntegro:

El chavez-madurismo intenta, desesperadamente, construir un escenario de normalización política; invoca elecciones regionales, habla de mesa de negociación con la “oposición” reconocida por ellos, prorroga el mandato de los alcaldes por un año, asoman la fusión de las alcaldías que orbitan en el área metropolitana, prevén constituir un “parlamento comunitario”, que sustraiga la autonomía de los municipios. Anuncia la novena estrella para la bandera nacional, insinúa la eliminación de 6 ceros de nuestro extinto signo monetario; e incluso la instrumentación de la “Ley Saqueo”, esa con la que pueden disponer de bienes públicos y privados, comprar, vender, asignar, regalar, etc; de manera fáctica, con la excusa de las sanciones, permitiéndoles a ellos “invertir” lo que se roban, en ese fortín que ellos llaman “Venezuela Soberana”. Por eso las agencias Ferrari, bodegones de productos importados, cadenas de hoteles, hasta convertir nuestro territorio en paraíso fiscal de narcos, terroristas y lavado de dinero. Oferta por cierto muy tentadora para los caza rentas de siempre, disfrazados de “empresarios” criollos. Como pueden observar, el menú de Maduro responde a todos los gustos y gira en torno a un solo propósito, cómo sostener la agonizante organización criminal en la usurpación del poder.

Nos corresponde a nosotros implosionarles su estrategia y provocar los cambios necesarios, partiendo de la realidad que tenemos. Para lograr esta meta la estrategia debe apartarse de intereses narcisos o grupales. Obviamente no hay recetas mágicas y el menú de los narcos es de tal forma variopinto que no puede ser abordado en cuartilla y media. De modo que se requiere una acción de audacia diseñada con habilidad de orfebre para desarticular la maniobra del régimen y sus lacayos asalariados de la mesita.

Nos corresponde acompañar al Presidente Juan Guaidó, a la legítima Asamblea Nacional y al noble pueblo venezolano en este propósito de liberar a Venezuela. Entendiendo que hemos logrado deslegitimar de origen y de ejercicio a Maduro, al extremo que el mundo libre no lo reconoce como presidente e igual suerte reposa sobre la fraudulenta Asamblea Nacional. Esta lucha necesita otra victoria política y la mesa está servida con las elecciones regionales previstas constitucionalmente. Por eso requiere una respuesta puntual. Es un tumor a extraer. Es un campo minado.

Existen 23 gobernaciones que serán sometidas al escrutinio “electoral” en condiciones similares a los dos últimos fraudes ejecutados. Por eso, no es suficiente decir que Venezuela y el concierto de naciones libres, exige elecciones presidenciales y parlamentarias libres, transparentes, confiables y verificables. Estamos obligados a instrumentar acciones para construir y forzar que ese escenario ocurra. De ahí la propuesta de presentar candidatos con una tarjeta unidad que le deje los partidos robados al régimen; 23 candidatos a gobernadores, cuya carta de presentación es que son presos políticos; sí, esos que están en las cárceles venezolanas, privados de libertad, inhabilitados y siendo sometidos a torturas. Y obviamente la tercera condición es que dicho proceso sea vigilado con garantías de instancias internacionales. Esa, en mi modesta opinión, debería ser la respuesta de los demócratas ante el escenario de la elección de gobernadores, encaminada por los narcos y su comparsa.

Cada Gobernación con un preso político de candidato, con agenda marcada contra la tiranía, que entiendan que son elecciones plebiscitarias a Maduro, con tarjeta de unidad nacional, sin concesiones a los alacraneados, comprometidos con la legítima Asamblea Nacional y con el Presidente interino. Exigiendo garantías a las instancias internacionales y en la ruta de forzar las auténticas elecciones libres para Presidente y Parlamento Nacional.

Es probable que el régimen no acepte esas condiciones, obviamente, pero no podrían librase de otra derrota política en el contexto nacional e internacional; como las previamente recibidas en mayo del 2018 y en diciembre del 2020. Así como las sanciones sirvieron para que todo lo que saquean tengan que invertirlo en Venezuela, porque en el mundo hieden. De la misma manera, cómo el remoquete de narcos, terroristas, violadores de los DDHH, el “se buscan”, el que les congelen los bienes, les confisquen las propiedades, les quiten las visas, los expulsen de países libres y un largo etc. Hay que saberlos golpear, donde les duela, en su talón de Aquiles. Esta es una forma. No es el momento de hacer cálculos subalternos, narcisos o hegemónicos. Ni preguntarse en forma mezquina “¿cómo quedo yo ahí?”. El tema es la libertad de Venezuela, no el de complacer peticiones.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados