Inicio Noticias (Opinión) Daniel Lara Farías: ¿Un quinta columna? Por Edgar Perdomo Arzola

(Opinión) Daniel Lara Farías: ¿Un quinta columna? Por Edgar Perdomo Arzola

Por Punto de Corte
Edgar Perdomo Arzola - oligarquía
Caracas, 08 de marzo de 2021
“Técnicamente, la quinta columna es un término militar que se refiere al grupo de soldados cuyo objetivo es penetrar territorio enemigo y sabotear las defensas con la ayuda de civiles y otras columnas o fuerzas externas. La táctica es tan efectiva, que es utilizada por las disidencias en tiempo de guerra y de paz”. Fin de la cita.

No es un analista dislocado, ni un temible terrorista, sino un conductor de varios programas, solo, y asociado en Youtube, bajo la dirección de Patricia Poleo, como la Ñapa, Fuera de Orden, y Factores de Poder. Daniel Lara Farías, siempre manifiesta que estudió relaciones internacionales en la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Fue discípulo de Henry Ramos Allup,  Bernabé Gutiérrez, y de Aristóbulo Isturiz cuando era adeco, de cuyas cátedras fue de los primeros en esos cursos de activismo político, y luego  como profesor  instructor designado,  justamente de la juventud de AD. En este artículo exhumó un programa suyo el pasado 6 de marzo del 2021, no hace poco: donde hace reflexiones sobre la mentira, autoevaluando su posición critica, hacia Juan Guaidò, Nicolás Maduro, junto a la oposición venezolana,  y al castro chavismo venezolano, palabras mas, palabras menos, el propio quinta columna, cuyas opiniones  suscitadas por la terrible crisis que Venezuela atraviesa en estos álgidos momentos. Sus criticas políticas, dista mucho de tener  un trasfondo moral, es lo que se perfila en ellos, cuando no explica la vía para salir de este atolladero.

Las pocas pero densas críticas de este quinta columna también conservan un picante ingrediente de actualidad. Como es bien sabido  a través de la historia que la palabra quinta columna es atribuida a Francisco Franco de España, y  la utilizó por primera vez , la cual se hizo célebre en el mundo político del siglo XX, cuando expresó lo siguiente: ‘Las cuatro columnas que se acercan a Madrid serán ayudadas por una quinta que ya está adentro’. La quinta columna es lo que se conoce como el enemigo interno.

El involuntario impacto verbal del Generalísimo Franco señalaba con discreción la amenaza de ciertos sectores que, en el interior mismo de la República, trabajaban en secreto, a favor de la contrarrevolución, término con el que muchos pensadores, y analistas,  designan no solamente al fascismo, al nazismo, y al totalitarismo sino de manera más general a todas las corrientes políticas reaccionarias, estalinistas, antidemocráticas, anti venezolanas, y autoritarias, que no aceptan los principios libertarios de una democracia. Cuando analizo el programa de marras, de Daniel Lara Farías de ese día titulado: “Los niños de la Boliburguesia” también implacablemente critico ciertas manipulaciones cuando dice: “el gobierno no cae con fusiles, marines, ni con votos, y menos usando la vía electoral, en clara alusión a Juan Guaidò, por sus continuos pasos erráticos, en el  país trágico, y cómico dominado por el castrismo-cubano, lo mismo que la esencia autoritaria del estalinismo, pero no hay que olvidar que, en el momento en que hace su acida critica, la oposición lo que debe hacer es: “darle agua y comida a la gente”. ¡Mayor estrategia que propone Lara Farías para salir del gobierno de Maduro! O sea que Fuera de Orden, y Factores de Poder son parte del Estado Mayor de lo que ello llaman el “madurismo” o sea son integrantes de la nomenklatura.  Las continuas derrotas electorales post 15 de diciembre del 2015, de las fuerzas opositoras ,y disidentes son una sola guerra en lo político, y lo electoral, al estar infiltradas esas fuerzas por unos quinta columnas, y así lograr dividirlos presentando, planchas como las del 6 de diciembre del 2020, donde participaron los alacranes: Luis Parra, José Brito, Timoteo Zambrano, Felipe Mujica, Claudio Fermín, y para disimular la infiltración, le colocaron como guinda de la torta quinta columna a Oscar Figuera del APR-PCV, la guerra político electoral venezolana este año 2021, representa el eslabón que encadena los dos momentos de un mismo episodio histórico.

Pero Franco,  quien forjó la expresión, la quinta columna ha existido siempre, y los historiadores lo reconocen en las guerras del pasado, el caso del enemigo interno como el venezolano, y lo analizaron, del mismo modo que Platón en sus disquisiciones políticas. Hay que recordar que, en la historia de Europa, son muchos los casos de fortalezas sitiadas que terminaron cayendo en manos del enemigo, gracias a la colaboración de sectores que trabajaban subrepticiamente desde el interior. Se puede citar como ejemplo el caso francés, que contó con la colaboración del Gobierno de Vichy con el enemigo Nazi y,  de las fuerzas locales que facilitaron la invasión alemana en casi todos los países de Europa. Existe un elemento fundamental que distingue a la quinta columna de la mera batalla electoral,  o de la mera lucha por el poder, que ocurren a menudo al final de una guerra pérdida. En el caso venezolano es de la unidad de los principales voceros disidentes, y opositores en un solo discurso, y una sola tarjeta, en un frente que cubra con miembros, y testigos todas las mesas electorales del país, con un impenetrable padrón electoral, y con la tecnología de quinta generación en 10 minutos, al cierre de las mesas electorales; el mundo sabrá quien ganó las elecciones, ni que juramenten a la nomenklatura rojita como rectores del CNE, ganan unas próximas elecciones si se logra la unidad opositora, y disidente.

El elemento propio de la quinta columna es la traición. La lucha por el poder aun en tiempos de guerra es en cierto sentido ilegítima, porque se lleva a cabo en el interior mismo del país,  sin recurrir a la alianza con ninguna fuerza extranjera o, si ese fuera el caso, se trataría de una traición, porque las intenciones sediciosas de la nomenklatura han estado expuestas desde tiempo atrás en el foro público nacional e internacional.

La quinta columna, (El caso del alacrán Brito, y de Gusanno de fedecamaras) en cambio, opera en la oscuridad y, para salvaguardar sus propios intereses, pasa por encima de aquello que todos los otros sectores de la sociedad venezolana que, aunque estén entre ellos en permanente conflicto, consideran como intangible, y como la esencia identificadora en cuyo marco natural deben tener lugar todas las luchas políticas, y sociales: la nación. ¿Cuál es el sector cuyos intereses están por encima de los del Estado, y de la sociedad, sino es el de la ciudadanía, y el de la nación, y que a lo largo de estos 22 años, en cualquier tiempo y lugar, han maniobrado como quinta columna para salvaguardar sus propios intereses, desolidarizándose del interés colectivo, y llegando incluso hasta aliarse con el enemigo, como lo hizo la rata del alacrán Brito, que ya es VOX POPULI en la ciudad de El Tigre-Anzoátegui, que este espécimen comprará a través de testaferros el circuito radial, y televisivo ORBITA, que perteneció al finado ingeniero Fernando Zaurin, quien debe estar hirviendo en sus cenizas al ver en manos de quien va a caer su obra, y que tanto luchó por el bienestar de su terruño al que tanto amó? Pues bien los ricos y enchufados como Gusanno sostienen: ‘El heroísmo es fácil para los pobres, ya que no tienen nada que perder’.

La autoridad, y la probidad filosófica, científica y moral Daniel Lara Farías, le deben dar a tus análisis un valor excepcional, además de una coloración profética en vísperas de la guerra político electoral, de varias décadas de sufrimiento, antes de la llamada diáspora, designación mecanicista que, sometida a un análisis retórico, de los mas de 6 millones de venezolanos que huyen del país es fácil identificar como un eufemismo. Designándose como multinacionales, árabes, rusos, chinos, iraníes, enchufados, alacranes,  los ricos, en la actualidad, que se han desligado de las obligaciones sociales que no permiten la existencia de un Estado de bienestar, y corren por su propia sobrevivencia. A pesar de tus discursos patrióticos e incluso nacionalistas, sólo se ligan al poder político en la medida en que se puedan ponerlo al servicio de la población, y la política ultra liberal de privatizaciones, como la de los bodegones, y las estaciones de servicio dolarizadas,  no es más que un intento de controlar las empresas, de energía, alimentos, medicamentos, crédito, comunicaciones, etcétera.  para poder manipular perversamente la tutela social, que suponen las empresas nacionales, y des localizarlas o venderlas a los invasores árabes, chino, iraníes,  cuando los resultados del sufragio universal mantienen en el  gobierno a quienes encarnan una corriente política que son una amenaza.

La prosperidad, y la economía productiva son vitales para una nueva Venezuela. Los boliburgueses o enchufados, el de este perverso capitalismo monopolista, legitimador de capitales no son, precisamente, aquellos de la otrora Venezuela que, gracias a su trabajo o a alguna otra fuente legal, fueron capaces de amasar cierta fortuna -profesionales, empresarios, ejecutivos, comerciantes, etcétera- y que constituyeron una clase media venezolana hoy en ruinas.  Hoy  las enormes concentraciones de capital en manos de unos pocos que se desdibujan en un archipiélago de actividades, y de empresas envueltas en unas vergonzantes tramas de corrupción, como la representada por el alacrán de marras. Esta concentración obscena, cuyo crecimiento imperativo es una verdadera máquina de guerra económica y social, casi inimaginable para el sufrido pueblo venezolano, determina sin embargo, en los más variados puntos del planeta tierra hacia donde emigran los venezolanos, como tu caso, cuyo destino fue Alemania, vulneran su existencia cotidiana, su bienestar, causando sufrimiento,  y  muerte. Tanta riqueza irrazonable en la Venezuela en ruinas es la encarnación de lo que los griegos llamaban ‘hibris’, es decir en buen cristiano, la desmesura, la desarmonía que trae aparejada el conflicto, el desorden, la guerra, la tragedia. Es la que pone en peligro no únicamente a quienes, decididos, tratan de combatirla, sino incluso a los que contribuyen a crearla, como sus aliados, los alacranes. Y si un día de éstos, en la próxima batalla electoral, el enemigo venido del continente asiático y del medio oriente, se dispusiese a invadirnos, una vez más se verificaría como: la quinta columna, para perpetuar el delirio planificado de su maldad, reconociéndose, como en un espejo, en la mueca odiosa de lo inhumano qué es, le abriría nuevamente la puerta.

*Punto de Corte no se hace responsable por las opiniones expresadas por los autores

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados