Inicio Noticias (Opinión) Conchupancia “opositora” – elecciones con narcodictadores. Por José Gregorio «El Gato» Briceño

(Opinión) Conchupancia “opositora” – elecciones con narcodictadores. Por José Gregorio «El Gato» Briceño

Por Punto de Corte
Fariseos Rojos - Gato Briceño
Caracas, 10 de mayo de 2021

 En Venezuela este cuento de nunca acabar en el que la «oposición» descocada justifica con diferentes e insolentes argumentos la insensatez de aceptar sin chistar la «remozada» directiva del Consejo Nacional Electoral -CNE e ir a elecciones regionales con la participación de los narcotiranos en las circunstancias legales y de crisis humanitaria que están dadas en nuestro país y sabiendo de sobra que esa maraña de traición a la patria y violación continua a nuestra soberanía, las connotan de invalidez absoluta, son elecciones nulas de toda nulidad. Para remate estos candidatos «opositores» saben, están seguros de que en los casos en que los dejen ganar para lavar su tramoya, no los dejarán gobernar y les asignarán a dedo un monigote con más poder que ellos para cumplir los mandatos de su plan de destrucción.

Cómo se entiende esto, quiero saberlo, si mi amada patria está sufriendo un verdadero holocausto producto de la peor desgracia de la humanidad, el narcocomunismo. Vemos con tristeza e indignación que cuando más nos reclama y exige unidad y coherencia, vemos que se profundiza la división en los factores de la oposición. Y nadie se come ese cuento del «ocupar espacios para hacer  la lucha desde adentro», utilizado como argumento o justificación a sus coqueteos con la banda criminal de Maduro, la verdad sea dicha no convencen ya que todas las veces negras que se prestan para esto son anulados luego de haber sido burlescamente utilizados.

El narcorégimen se ha dado a la tarea de  escoger a su medida a cada ejemplar para tener a quien llamar «la oposición». Primero fue Henry Falcón, los ya conocidos integrantes de la mesita y el pastor evangélico farsante, luego se sumaron los denominados alacranes y por último con más fuerza, Henrique Capriles y Stalin González. Desde luego han hecho algunas concesiones, para dar a entender su «buena voluntad»; entre ellas, la liberación de algunos presos políticos, la designación de dos rectores ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el compromiso de no inventarles unos expedientes por la justicia revolucionaria y déjalos entrar y salir del país. Todo lo anterior es público, notorio y comunicacional.

La oposición institucional reconocida por gran parte de la comunidad internacional y la mayoría del pueblo venezolano es la liderada por Juan Guaidó que desde mi punto de vista debe de asumir una posición más vertical y contundente en contra de los auto llamados -aliados del gobierno- y no dejar crecer esa narrativa porque se va a convertir en un monstruo y lo va a enterrar por mantener esa posición timorata.

¿Cómo se le explica al país que siendo Henrique Capriles líder fundador del partido Primero Justicia y ahora es vocero de «otra oposición»?

¿No será el fantasma de Odebrecht?

¿Cómo interpretamos los millones de venezolanos que lo apoyamos de ser nuestro interlocutor, que Primero Justicia siga sin aclarar su posición con respeto a Capriles? ¿Cómo interpretamos que el nuevo rector y  militante del Partido un Nuevo Tiempo, Enrique Márquez y también otro destacado militante, miembro de la dirección Nacional, Stalin González lo salga apoyando? No olvidemos para la historia que el fundador de esa organización Manuel Rosales estaba inhabilitado por 15 años y en las últimas elecciones regionales la narcotiranía le quito la inhabilitación en 24 horas para que participara por la gobernación del estado Zulia, en la que por cierto le ganó el candidato de Primero Justicia. Tampoco podemos olvidar que cuando hubo la oportunidad de escoger en la legítima Asamblea Nacional los rectores del CNE en el año 2016, dos diputados del Partido un Nuevo Tiempo no se presentaron, impidiendo el quórum de las 2/3 partes. Fue la gran oportunidad histórica y no se pudo por razones obvias de conchupancia con el régimen. Mucho descaro señores, no hay duda.

El tiempo será el mejor testigo de la conducta que asumirá cada organización política en las próximas «elecciones regionales» que para muchos venezolanos no son más que asignaciones de gobernaciones y alcaldías por parte de la narcotiranía, para suavizar la presión internacional.

Desde la cárcel del exilio pido con humildad coherencia para el pueblo, nuestra gente no merece más populismo ni marañas, hace seis meses se les dijo a los venezolanos que esa Asamblea Nacional electa en diciembre era ilegal y así lo confirmó la comunidad internacional. ¿Cómo ahora se va ir a unas elecciones con unos rectores escogidos por esa Asamblea Nacional ilegítima? ¿Cómo le explicamos eso al pueblo inteligente venezolano?

¿No tienen sentido de la responsabilidad al ser cómplices para que el comunismo se eternice en  nuestro país?

En éstos momentos tan aciagos, confiamos en ese joven dirigente quien con todos sus errores y aciertos ha tenido el coraje de enfrentar a esa cruel narcotiranía, aun cuando considero que más temprano que tarde y  debe agarrar el toro por los cachos, ante el peligro fatal de terminar definitivamente de fortalecerse como una provincia cubana y tener a sus capataces vende patria de Maduro y  Diosdado por más allá del año 2050.

A mis lectores, especialmente  les pido no caer en este círculo de justificaciones amañadas y consideraciones que nos desenfocan y no nos llevarán a lo que realmente hace falta, que es la salida del poder de estos usurpadores que están aferrados a los beneficios que tienen para continuar ampliando su red criminal.

Tal como alguna vez lo dijo el sabio Aristóteles: «La esperanza es el sueño del hombre despierto», por ese sueño seguimos con fuerza para denunciar y aportar lo que conlleve a la caída y salida de la peor peste que haya azotado a país alguno. Sin pausa y con lo único que me queda LA PLUMA Y LA PALABRA

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados